Un crimen a cámara lenta o cómo acabar de una vez por todas con las pensiones públicas

Bancos y aseguradoras trabajan para transferir los ingentes ahorros de la población española al sector privado.


publicado
2018-01-14 06:10:00

Todo crimen tiene un móvil. Para descubrirlo y, de paso, desenmascarar a sus responsables solo hay que seguir el rastro del dinero. En este caso, es difícil encontrar un botín más atractivo. En España, los actuales planes de pensiones privados llevan ahorrados 109.244 millones de euros, una décima parte del PIB. Un monto que representa, sin embargo, una minúscula muestra de lo que podría ser el negocio de las pensiones para los grandes bancos y aseguradoras si desaparece su principal competidor: las pensiones públicas. Ya lo han hecho en muchos países de América Latina. Ahora quieren terminar el trabajo iniciado en España.

La estrategia utilizada por los lobbies de los planes de pensiones no puede ser más vieja: convencer de que el sistema público no tiene futuro, y garantizar que no lo tenga, dejándolo sin recursos, de forma que la primera previsión se cumpla.

Dentadura pensiones

El cuento del lobby

O cómo te convencen de que las pensiones públicas no son una buena idea

Los lobbies y think tanks de la banca y las aseguradoras, titulares de la mayoría de los planes de pensiones, han conseguido convertirse en la referencia a la hora de describir el futuro de las pensiones públicas. Y también a la hora de influir en las leyes que definen su futuro. Una figura que sirve de ejemplo del vínculo entre los fondos de pensiones privados y el futuro del sistema público es Rafael Doménech, subdirector de la Oficina Económica del presidente del Gobierno con José Luis Rodríguez Zapatero y actual responsable de análisis macroeconómico del BBVA, entidad que lidera el mercado de las pensiones privadas en España y buena parte de América Latina.

En 2013, Doménech fue seleccionado por el Gobierno de Mariano Rajoy como uno de los 12 ‘sabios’ que definieron el llamado ‘factor de sostenibilidad’, es decir, cuánto se recortarán las pensiones a partir de 2019 para compensar que viviremos más años. De entre la docena de expertos, la mayoría estaba vinculada con bancos o aseguradoras y solo tres tenían una visión distinta a la del Gobierno. Es también el caso del presidente de esta comisión, Víctor Pérez-Díaz, vinculado con FAES, la Fundación Caixa Galicia o Unespa, la patronal de las aseguradoras. Actualmente, en el Congreso se dice que Doménech pasa más tiempo allí que algunos ministros.

La estrategia de los lobbies consiste en convencer de que el sistema público no tiene futuro y hacer todo lo posible para que no lo tenga

A través de think tanks como Civismo, Fedea o IEE —el grupo de estudios de la CEOE—, mediante páginas web ‘blancas’, contenido patrocinado, gabinetes de estudio, encuestas, seminarios y tertulianos en medios de comunicación, el lobby de las pensiones privadas defiende su principal tesis: ante la persistencia de la crisis y el envejecimiento de la población, se debe aumentar la edad de jubilación, recortar las prestaciones y apostar por vías alternativas de ahorro, es decir, por planes de pensiones privados.

Estos grupos de presión también han hecho lo imposible, con buenos resultados hasta ahora, por mantener fuera de la agenda política la propuesta de financiar las pensiones por otras vías, a través de los presupuestos generales del Estado, como ocurre con otros gastos sociales y en otros países europeos. La otra opción defendida por diversos sectores sociales para asegurar el futuro de las pensiones públicas —aumentar los salarios o las cotizaciones por parte de las empresas— permanece todavía más relegada por el lobby que quiere dejarte sin pensión —y que tengas que contratar otra con un fondo privado, si puedes permitírtelo—.

Dominó pensiones 2

La profecía autocumplida

O cómo convierten en realidad el fin del sistema público

No basta con asustar, aunque ayuda. La noticia de que 2016 había terminado con el déficit más abultado de la historia de la Seguridad Social —unos 19.000 millones— dio buenos titulares al lobby de las pensiones privadas. El “saqueo”, como lo llama la Marea Pensionista, viene de lejos. 

En el año 2000, momento de excedente presupuestario, el Gobierno de José María Aznar creó la llamada ‘hucha de la pensiones’, un fondo de seguridad en previsión de tiempos peores. Para prevenir malos usos en el futuro, el Gobierno fijó en un 3% el límite del que se podría disponer en caso de necesidad.

En 2012, el fondo de reserva llegó a su máximo, con 65.000 millones de euros. Ese año, el mismo en el que Luis de Guindos anunciaba el rescate bancario por una suma equivalente, el presidente Mariano Rajoy suspendía ese límite y decretaba que el Gobierno podría disponer en adelante de este fondo, sin más trámite que una notificación previa al Congreso.

Desfalco hucha de las pensiones

A partir de entonces, el Gobierno del PP ha retirado una media de 13.500 millones de euros cada año. En diciembre de 2017 apenas quedaban 8.000 millones, lo justo para pagar una mensualidad más. La principal causa de este déficit en las arcas de la Seguridad Social es el aumento del gasto en pensiones por el envejecimiento de la población. Un factor casi tan determinante como la caída de los ingresos de las cotizaciones sociales, con las que se financia todo el sistema público, un fenómeno fácilmente explicable por la crisis, el paro y las más de dos millones de personas que tuvieron que dejar el país por razones económicas. Tampoco ha ayudado que la “recuperación” de la que habla el Gobierno se haya cimentado en los bajos salarios, con una caída media del 12,8%, y en el empleo precario, con el doble de contratos temporales que en 1995.

Las plataformas de defensa del sistema público defienden que lo que está en crisis es el Pacto de Toledo, firmado en 1995, no las pensiones públicas. “Es mentira que haya alguna razón para pagar las pensiones con las cotizaciones”, afirma Ignacio Zubiri, catedrático de Hacienda Pública de la Universidad del País Vasco. La economista Elena Idoate critica desde el seminario de economía Taifa la excepcionalidad de las pensiones públicas: “No hay ninguna otra partida presupuestaria que esté vinculada a una determinada fuente de financiación. ¿Por qué preocupa el equilibrio presupuestario de las pensiones, y no el de la Monarquía, el Ejército o la Policía?”.

Pensiones Bastón

Dejar morir

O cómo consiguen que pasarte al sistema privado no parezca tan mala idea

Desde inicios de la crisis, el lobby de los planes de pensiones incrustado en el Gobierno ha encontrado en la Comisión Europea un aliado ideal. Frente al desfase entre los gastos e ingresos de la Seguridad Social, la receta de los sucesivos gobiernos ha sido recortar prestaciones y alargar el tiempo de trabajo necesario para acceder a una pensión en vez de abordar la caída de los ingresos del sistema público con políticas redistributivas.

En 2010, el ultimátum de las instituciones europeas al Gobierno de Zapatero llevó a la congelación de las pensiones contributivas y, un año después, a la ley de reforma de la Seguridad Social, que retrasaba la edad de jubilación de 65 a 67 años, entre una batería de medidas que hacían mucho más complicado acceder a una pensión o a cobrar la pensión máxima.

En 2013, Rajoy ponía las cosas todavía más difíciles con el Real Decreto 5/2013, que endurecía las condiciones de acceso a la jubilación anticipada. Y para quienes ya cobraban una pensión, el PP garantizó ese mismo año, mediante la Ley 23/2013, una merma constante de su poder adquisitivo al desvincular la actualización de las pensiones de la inflación.

Gracias a las reformas de las pensiones realizadas por Zapatero y Rajoy en 2011 y 2013, los pensionistas han perdido 1.200 millones de euros solo en 2017, una media de 200 euros por cada uno de ellos. La introducción del factor de sostenibilidad a partir de 2019 supondrá que “se cobrará menos al mes pero durante más años”, afirma una de las web de pensiones del BBVA. Después de comparar los sistemas de todos los países europeos en su informe Las pensiones en España, el catedrático Zubiri concluye que el PP “ha introducido unos de los ajustes por envejecimiento más severos de la UE”. El think tank de la patronal, el IEE, recomendaba hace un año aumentar la edad de jubilación a 70 años para “salvar” las pensiones. Si los planes de pensiones fueran lo que cuenta el aparato de comunicación de la banca y las aseguradoras, pasarse a uno de esos fondos quizá no sea tan mala idea. Ese es el problema.

Tarta quemada pensiones

El truco final

O cómo consiguen que no se hable de la crisis de los planes de pensiones

El caso argentino es revelador. En 1994, con la recomendación del FMI y el Banco Mundial, el Gobierno de Carlos Menem impulsó la privatización del sistema de pensiones, siguiendo el modelo chileno, el mismo que sirve hoy de ejemplo en España. Una de las tres entidades más beneficiadas por esta operación fue la filial del BBVA, Consolidar, que se quedó con el 14,1% del mercado. Un negocio con grandes ventajas para el banco español: una vez dentro, la ley te impedía volver al sistema público.

En 2008, el Gobierno argentino nacionalizó los fondos de pensiones ante el riesgo de quiebra de un sistema que había invertido 1.059 millones de euros en mercados a futuro, a las puertas de la mayor crisis financiera desde 1929. Unas “apuestas de casino” –según el sociólogo Sergio Fiscella– donde los ahorradores tenían la obligación de seguir apostando.

El lobby de las pensiones en España ha conseguido centrar los debates en la “insostenibilidad” del sistema público, pasando por alto la falta de garantías y la grave crisis que atraviesan los planes privados de pensiones, según la prensa económica.

Lejos de lo que puede parecer, las pensiones privadas no son precisamente un negocio boyante. El diario Cinco Días situaba la “edad dorada” de los planes de pensiones entre 1997 y el comienzo de la crisis. Con una pérdida de 580 millones de euros, 2017 se ha convertido en el primer año en el que se producen más retiradas que aportaciones en el sistema privado. Jesús González, uno de los máximos expertos en previsión social de UGT, calificaba en este periódico el formato de los planes de pensiones de “moribundo” y “catatónico”.

Al rescate acude el Gobierno de Rajoy, que prepara actualmente una reforma del reglamento de los planes y fondos de pensiones que reducirá las comisiones que tienen que pagar los ahorradores y da facilidades para retirar el dinero a los diez años, algo que ahora solo pueden hacer en casos excepcionales. Una operación interpretada por los analistas financieros como un intento por incrementar el atractivo de los planes privados de pensiones, especialmente para el público más joven. Dicho de otra manera, mientras el herido se desangra, en vez tapar la herida el médico le extrae más sangre.

Para el sindicato CGT, la “quiebra premeditada y metódica” de la Seguridad Social y el sistema público de pensiones por parte de todos los partidos gobernantes desde 1980 y “por casi todo el arco parlamentario desde 1995” tiene un objetivo “para nada escondido”: entregar a los mercados privados el 45% de la partida del gasto social que actualmente se dedica a las pensiones públicas. Un crimen a cámara lenta, en vivo y en directo, sin spoilers, cuyo descenlace está todavía abierto.

33 Comentarios
xipiron 8:33 15/1/2018
La culpa es de los ciudadanos que eligen a estas personas y los votan incondicionalmente, pese a que te han robado la educación, la pensión, la sanidad y te seguirán robando todo mientras te dejes. Necesitamos unirnos para derrotar y optar por otros partidos que miren por los ciudadanos, no vale de nada quejarse por todo y que luego siga saliendo el PP en las Generales, seamos consecuentes con nuestro pensamiento.
Responder
4
0
Anónima 9:28 16/1/2018
Es curioso cómo las políticas socialistas siempre 'funcionarían' si simplemente gastásemos un poco más... En este caso, sacando dinero de los presupuestos generales o subiendo "contribuciones"...
Responder
0
0
Anónima 14:32 15/1/2018
La solucion es procurar una verdadera separacion de poderes entre el Legislativo y el Ejecutivo (no de funciones, y dependientes del Ejecutivo, que es lo que tenemos). La solucion empieza por no votar a NINGUN partido, porque todos defienden los intereses del estado a que pertenecen y cobran, no a la nacion. Escuchen al mejor jurista y politico de España (Uno de los mejores del mundo, que nuestro estado tiene silenciado en los medios publicos), D. Antonio Garcia Trevijano, y os abrira los ojos si estais dispuestos a ver nuestra realidad y posible solucion.
Responder
4
3
Alber 13:46 14/1/2018
Hay que ser muy bruto para negar una evidencia tan enorme como el envejecimiento de la población y las pírricas tasas de natalidad. Negar este problema científico, matemático, como han hecho los gobiernos, es negar que el cielo es azul. Pero adelante, seguir creyendo en los elfos...
Responder
12
23
joseramon 13:03 16/1/2018
Si hay pocos actualmente trabajando, no hay ningún problema en el futuro el estado pagará menos.
Responder
0
0
Anónima 7:45 15/1/2018
En el año 1977 mientras Francis estaba incentivando la natalidad porque veían la reducían demográfica para mantener el sistema, aquí en España se nos quitaban las ayudas por natalidad y se empezó a crear cetros de planificación familiar, lo que también ha influido para la situación actual de envejecimiento de la sociedad, seguimos llevando cuarenta años de retraso con relación a otros países y nuestros políticos ya sean del partido que sean solo se han preocupado de montarse en el dólar y no hacer políticas coherentes, ahora la culpa de todo esto es porque los españoles estamos aborregados y no somos críticos con nuestros servidores públicos que hacen lo que les da ka gana y todos calladitos
Responder
5
1
Aupa República 19:59 15/1/2018
Estos fachas del pp son unos ladrones que están saqueando el país.españoles nuestro país esta en peligro.España perece víctima del pp.españoles acudir a salvarla.movilidad YA
Responder
3
0
Anónima 17:15 15/1/2018
Esta personalidad es muy cierta y verdadera
Responder
1
0
José Martínez Carmona 12:27 15/1/2018
Si los trabajadores, con o sin trabajo, precarios o estables, de aquí o de allá..., no se organizan fuera de los sindicatos amarillos, agentes sociales, parte de la Institución, PARA MIRAR POR ELLOS MISMOS, NO HABRÁ SOLUCIÓN.
Responder
4
1
Anónima 17:30 14/1/2018
Nos. ROBAN Y MAS VOTOS PARA ELLOS, q país es este GODEROS
Responder
16
1
Anónima 20:09 14/1/2018
Parece que conoces los mecanismos del.poder no serás tú uno de ellos
Responder
1
7
Cristina 20:05 14/1/2018
Si los políticos que han entrado en la cueva de Alí Babá para robar todo lo que han robado, tendríamos cubierta las pensiones por una temporada larga.
Responder
14
1
Anónima 19:05 14/1/2018
Que guapo es echar la culpa a los políticos de todo. Y los sinvergüenzas que simulan bajas, los prejubilados, los que cotizaron sólo durante los últimos años para tener derecho a pensión, los que trabajan en negro, los que chupan ayudas sociales que no merecen... Esos no tienen culpa de nada.
Responder
10
52
José 7:43 15/1/2018
Por favor, ten más largura de miras. Calcula cuánto puede suponer eso, por supuesto perseguible y condenable, y las cifras que supondrían la catástrofe de la que se habla en éste artículo...
Responder
1
0
Anónima 9:44 15/1/2018
Para eso estan los gobiernos. Para controlar no para arruinarnos
Responder
5
1
Anónima 6:47 15/1/2018
Proporcionalmente no. Y sí. Es culpa de los políticos. Y también de los y las ciudadanos y ciudadanos que los apoyan.
Responder
3
0
Joseramon 18:25 14/1/2018
Las pensiones son un seguro de jubilación que obligatoriamente hemos hecho con el estado y que el estado tiene obligación de devolverlo y no tiene nada que ver donde ha contabilizado ese dinero. Se puede ajustar a la esperanza de vida, pero se debe ajustar si no no roban descaradamente a la inflación. Se ha metido a la hucha del estado, no a la hucha de la SS.
Responder
25
2
Anónima 16:18 14/1/2018
No tienen vergüenza nuestros políticos .
Responder
16
2
ART 14:53 14/1/2018
Los políticos es el peor cuerpo que tiene la nación, fíjense en el hemiciclo,dicen lo que ellos no hacen,sigan fijándose en la segunda fila, burlas, mofamientos,bufandas,pitorreos,cachondeo,a cara de perros.Esto es un circo, pero muy real,de la peor carne
Responder
27
5
Oireishablardemi.altiempo 15:48 14/1/2018
Yo me cago en todo lo políticamente correcto.y proclamo.estos son unos auténticos cerdos de mierda.soy pensionista,quitame mi pensión y te arranco la cabeza.hasta los cojones estoy .las pensiones publicas funcionaron incluso cuando se supone que este país era bastante mas pobre .los bancos ,políticos ,listos(que no inteligentes)y demás familia española y europea,que se vayan a tomar por culo.PENSIONES PUBLICAS AHORA Y SIEMPRE(FOREVER) Y SI NO GUERRA(WAR)
Responder
42
9
Anónima 21:08 14/1/2018
Bueno
Responder
0
0
Anónima 19:35 14/1/2018
Ahora tienes la oportunidad de tomar LSD y matar a alguien. Hazlo, sólo son dos años de prisión
Responder
2
7
Anónima 12:56 15/1/2018
Tu deberias dejar de tomarlo. Te afecta.
Responder
2
0
Anónima 15:52 14/1/2018
....servirá el.voto de los españoles en las generales para tumbar a estos ladrones de políticos. ...l por económico marca.la.agenda y devenir político. ¿.tiene solución?
Responder
14
3
Anónimo 15:44 14/1/2018
Y el siguiente paso después de arruinar la pensiones públicas será meter mano en la caja de las privadas, si no estos señores no estarán contentos y al final más de lo mismo.
Responder
14
0
Javier Barcos. 15:08 14/1/2018
En diferentes comentarios, ya he dado mi opinión ampliada y que hoy dosifico como continuación. Que a nadie se le ocurra caer en el engaño de aperturar un plan de pensiones. Es mejor cancelar psrcialmente la hipoteca de tu vivienda o adquirir un bien aún a crédito en parte y que lo puedas realizar al momento cuando quieras. En el caso de la primera vivienda y si te ves necesitado, ya realizaras un crédito inverso. Insisto. Nunca un plan de pensiones.
Responder
25
4
Anónima 14:34 14/1/2018
Siento x lo q voy a decir. Pero quien mantiene al bipartidismo en el poder, precisamente n la gran mayoría de pensionistas. Ellos no se plantean nada de lo q dice este artículo sólo q este maravillosa gobierno les ha subido un 0,25 la pension
Responder
26
7
Angel 13:55 14/1/2018
Si nos tocan las pensiones.NOS TOCAN LOS COJONES
Responder
29
8
Ricardo 15:48 14/1/2018
Hace 220 años, el ministro de economía de Luis XVI dijo que no había dinero y a los tres dīas tenían todos el cuello cortado. Es la asignatura pendiente de este país. Aún estamos a tiempo.
Responder
33
2
Anónima 18:43 14/1/2018
Jajaja. Exacto
Responder
4
0
Anónima 12:56 14/1/2018
Si no hay pensiones para nuestros mayores, por la mala gestión de nuestros gobernantes.Para que queremos estado y nación.
Responder
34
5
Mar 10:41 14/1/2018
Hace catorce años, y desarrollando el plan de carrera en una Compañía Aseguradora con el fin de aprobar el Curso Superior de Seguros, entre otros, se tocaron este tema ya que un Agente o Mediador tiene que conocer como esta y se desenvuelve el mercado para vender el producto de Ahorro de dicha Compañía, llevan muchísimos años sembrando el miedo
Responder
25
5
Anónima 10:42 14/1/2018
Lo de las pensiones lo que han hecho los gobiernos del psoe y el pp es una vergüenza y encima te enteras de que los servicios de informática del INSS funciona mal y te están estafando desde hace ya años, como se están engañando y engordando los políticos con todo esto y también los banqueros todos una banda de rateros.
Responder
64
10

Destacadas

Migración
Un año de vulneraciones de derechos en la Frontera Sur

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado ha presentado el informe Refugiados y migrantes en España: los muros invisibles tras la frontera sur, en el que califica de “improvisada y arbitraria” la respuesta de las autoridades ante el incremento de llegadas de migrantes.

Democracia participativa
La multiconsulta ciudadana de Barcelona sigue adelante pese al recurso del Gobierno
Los tres referéndum ciudadanos impulsados en el proceso Decidim Barcelona siguen con su calendario pese al recurso del Gobierno y de Agbar.
Alemania
Rebelión interna en el SPD alemán por el acuerdo con Merkel
Schulz trata de vender su acuerdo con Merkel de cara al congreso socialdemócrata del domingo como alternativa a la derechización en Alemania.
Crisis financiera
Porque Luis de Guindos es un muchacho excelente... para el BCE

El ministro de Economía tendrá que responder ante el Congreso a las acusaciones de Rato y a su implicación en la crisis el día de su cumpleaños.

Últimas

Contaminación
El aire de Madrid, más sucio en 2017
Los niveles de polución por dióxido de nitrógeno del año pasado fueron superiores a los de 2016. Los ecologistas valoran positivamente la introducción del protocolo anticontaminación, pero lo ven insuficiente y plantean la necesidad de aplicar medidas estructurales de reducción del tráfico.
Migración
“No hemos encontrado el cuerpo de mi cuñado pero gracias a Helena Maleno estamos en paz”

Maïsa murió ahogado en el Mediterráneo en mayo de 2017, intentando llegar a la costa del Estado español. Aunque nunca se pudo encontrar su cuerpo, su familia pudo conocer cómo perdió la vida gracias al trabajo de Helena Maleno, actualmente investigada por tráfico de personas.

Región de Murcia
Agua para todos: historia de la campaña que explica por qué en Murcia siempre gana el PP
El Partido Popular diseñó una exitosa campaña política e institucional para reivindicar la política de trasvases entre cuencas y así asentar el modelo de desarrollismo agrícola que le brindaría en las siguientes décadas las mayorías absolutas más amplias del país
Cárceles
Cárcel y explotación laboral

El Estado español ha ido introduciendo en su discurso justificativo algunos de los valores inherentes a una nación democrática que reconoce el derecho al trabajo en las cárceles, pero no garantiza la igualdad de todas las personas en el acceso y en la remuneración de una labor profesional.

Migración
Ahora sí, ¡bienvenidos a Madrid!
1

Seis chavales que estuvieron presos en Archidona fueron dejados en las inmediaciones de la Estación de Atocha este fin de semana con lo puesto. Una llamada desde las redes de Málaga empieza a mover algo. El Telegram explota y empiezan a llegar alternativas.